Y después de la cuarentena, qué…

Y después de la cuarentena, qué…

FOTO DIEGO RAMOS

Calles vacías de Arequipa por la cuarentena social por el coronavirus. Foto: Diego Ramos Lupo.

IMG 3306 1Por: Juan David Quiceno Osorio, profesor del Departamento de Humanidades de la Universidad Católica San Pablo. Magíster en Filosofía por la Universidad Católica San Antonio de Murcia, España.

Algunos piensan que después de la cuarentena todo volverá a la normalidad. Que después de pasar este trago amargo que ha dejado tantas perdidas y un largo periodo de aislamiento, volveremos a la antigua belle époque. Ya en las redes sociales muchos jóvenes están preparándose para volver a los brazos de la fiesta, muchos deportistas a los de las calles y gimnasios y muchas empresas se preparan para recuperar el dinero perdido en estos tiempos.

Habrá que hacerse la pregunta ¿Es conveniente que volvamos a lo que hemos estado viviendo? La crisis del virus ha manifestado y seguirá manifestando grandes aciertos y enormes yerros en nuestras organizaciones sociales que se convertirán en excusas o ejemplos suficientes para lograr los cambios esperados.

Pensemos por ejemplo en que el Estado ha manifestado la necesidad de recaudar impuestos para solventar el gasto público de primera necesidad con lo cual necesita promover una mayor formalidad en el sistema. Además, ha mostrado las falencias de sus sistemas de control y la anarquía que producen las ideologías de turno. Por otro lado, algunos gobiernos parecen cómodos con la situación de estado de emergencia, pues, experimentan pocos impedimentos para tomar decisiones importantes en su país, incluso con la buena razón de proteger la ciudadanía.

También podemos traer a colación el modo como el sector bancario y las distintas industrias afrontarán el futuro. Es claro que ante el riesgo de la recesión y la continuidad de las políticas de aislamiento, muchos buscarán lo que consideran sanas alianzas con tecnología de punta. Una clara beneficiada en todo este proceso. En mi opinión, la urgencia económica que experimentamos no nos debe llevar a asumir a la ligera los procesos de sistematización de la industria.

Seguramente algunos sistemas basados en inteligencia artificial y el inminente uso de internet de las cosas será altamente útil para muchas industrias, sin embargo, aun debemos debatir su conveniencia para el humano, sus implicaciones éticas y legislación política. Es claro que algunos de estos sistemas podrían sacrificar con demasiada facilidad la libertad personal en favor de supuestos bienes sociales como la seguridad nacional o la salud pública.

En mi opinión, además de que no volveremos a ser los mismos después de estar encerrados o de perder a seres queridos, en conciencia, no deberíamos querer ser los mismos. Estamos demasiado acostumbrados a olvidarnos fácilmente de los malos momentos y es un error demasiado grave, pues, es en estos tiempos donde vemos de qué realmente estamos hechos.

No se debe olvidar que este virus se ha propagado por inconsistencias éticas, por miedo a la caída del sistema económico, por la corrupción de nuestros estados que no gastan el dinero público en lo que deben y por la mala formación de nuestros pueblos. Hemos perdido el respeto por la autoridad, el pensamiento crítico está aminorado y no sabemos distinguir entre buenos y malos informantes y entre información constructiva o basura. En educación, hemos descartado muy fácilmente el valor de la memoria en función de modelos más “dinámicos”, además de ciertos valores humanos fundamentales como el respeto por la dignidad humana, el sano debate de ideas y la solidaridad que no da lo que le sobra.

Mientras sigamos aislados, aún tenemos el tiempo para pensar. Primero, ¿qué acciones responsables tomaré frente a la crisis? Segundo, ¿Qué he venido haciendo mal y debo cambiar personalmente? Tercero, ¿Qué es lo más importante en la vida humana y hacia lo que debo orientar mis esfuerzos? Y cuarto, ¿cómo voy a lograr que eso importante se materialice en la sociedad? Seguro no es tan difícil y estoy convencido que supondrá una respuesta en el que el “yo” deje de ser el centro de todo.

Ultimas Noticias

Análisis del COVID en Arequipa: lo más importante sigue siendo cuidarnos

Arequipa inicia el año con un índice de contagios del coronavirus mayor a 1, según el nuevo cálculo del Factor Rt realizado hasta el 13 de enero por especialistas en Ciencia de la Computación de la Universidad Católica San Pablo (UCSP). Esto implica que por cada paciente con COVID se puede dar un nuevo contagio, situación que nos debe poner más que en alerta.

UCSP participa en formación de emprendedores arequipeños en alianza con Interbank

La Universidad Católica San Pablo participó en el Programa de Asesoría Empresarial, en alianza con el Banco Interbank, impulsando a los emprendedores del país a potenciar su crecimiento y salir adelante en este contexto de pandemia.

La tecnología inteligente aplicada al agro arequipeño*

nvestigadores del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de la Universidad Católica San Pablo están trabajando para que en Arequipa se aplique la “Agricultura Inteligente” o Smart Farming, como se le conoce en el extranjero. Esto se hace aplicando el Internet de las Cosas (IoT), el cual desarrolla sistemas electrónicos que funcionan mediante sensores que permiten mejorar la producción agrícola elevando su calidad, eficiencia y hasta su aporte en el cuidado del ambiente.